Visitas recientes

http://sites.google.com/site/pczeros/Home/ultimos-visitantes-pcz.xml

domingo, 3 de junio de 2012

"La magia del contenedor". Relato corto. (Carmen Marín9

LA MAGIA DEL CONTENEDOR

   





   Hacía ya bastante tiempo que Fernando lo observaba desde su ventana. Lo veía aparecer todas las noches a la misma hora, arrastrando un  pesado carro de la compra. Al principio no le reconoció. Cuando al cabo de unos días se hizo con unos prismáticos, comprobó que efectivamente se trataba de él. Era Laureano Fernández, su compañero de instituto. 

    Después de este descubrimiento todo el afán de Fernando estaba en tratar de averiguar cuál sería la razón que movía a su compañero a emprender tales excursiones nocturnas por los contenedores del barrio. ¿Qué haría con lo que cogía? ¿Lo vendería? A él, que nunca le había faltado de nada, le costaba comprender que un muchacho de catorce años se viese en la necesidad de coger lo que los demás desechaban.
  

   Laureano era un chico un tanto singular, no se relacionaba apenas con nadie. La expresión de su cara era rígida, apretada, con unos ojos oscuros que parecían querer esquivar todas las miradas ocultándose tras una maraña de pelo largo y grasiento. En realidad, era como si todo él se camuflara bajo un aspecto triste y anodino: casi todos los días llevaba el mismo jersey a rayas descolorido y unos pantalones llenos de remiendos del mismo color de las baldosas de las aulas del instituto. Incluso sus zapatos siempre eran los mismos, unos  deportivos grises muy gastados y con una de las suelas despegada. Los deportivos que la  madre de Fernando iba a tirar estaban más nuevos que los suyos.  

 
   Un día, al salir del instituto, decidió seguirle sin que él se diese cuenta. Cada vez se alejaba más y más hasta llegar a la periferia de la ciudad. Estuvo casi una hora caminando.
   Laureano se adentró por un callejón dónde sólo se veían un par de casas semiderruidas, y Fernando decidió dar media vuelta porque iba a retrasarse demasiado  y su madre se preocuparía. Jamás hubiese imaginado que pudiese vivir tan lejos.    


       Una vez en casa, mientras se zampaba los restos de comida fría en un rincón de la cocina, pensó en el largo camino que su compañero tenía que recorrer todos los días y  que además volvía a repetir por las noches; con razón estaba tan delgado y su calzado tan gastado. Pero, ¿cuál sería su casa? ¿Viviría en alguna de aquellas casas en ruinas? Se había quedado tan preocupado que ni si quiera le importó que su madre lo hubiese castigado sin su postre favorito.
   Esa tarde, después de hacer los deberes, se le ocurrió la idea. Supuso que Laureano que, más o menos, tendría su estatura, seguramente calzaría el mismo número que él. Así que después de cenar se ofreció para ir a bajar la bolsa de basura y de este modo, escaleras abajo, logró rescatar sus antiguos deportivos. Los sacudió un poco y tras tirar la bolsa, los colocó a los pies del contenedor, entre la calzada y la acera. Apenas tuvo tiempo de incorporarse cuando el sonido de las ruedas de un carro le martilleó en los oídos. Sin tan siquiera mirar, por temor a que su compañero le viese, salió corriendo hacia su portal y, como el ascensor estaba averiado, subió los siete pisos por las escaleras lo más rápidamente que pudo. Cuando llegó arriba, casi asfixiado, acababa de pasar el camión de la basura. Miró a su alrededor y no había rastro de Laureano por ningún lado, parecía que se lo hubiese tragado la absoluta oscuridad del fondo de la avenida.

  Luego fijó su mirada en el hueco que había entre el contenedor y la acera, ligeramente iluminado por la débil luz de una farola, y allí tampoco estaban ya los deportivos. ¿Sé los habría llevado Laureano?
A la mañana siguiente, por fin, salió de dudas… Como bien había imaginado, Laureano llevaba puestos sus antiguos deportivos. Además del cambio de calzado algo más parecía haber cambiado en el rostro de su amigo, su mirada era más expresiva y en sus labios comenzaba a aparecer un amago de sonrisa. Una extraña sensación de felicidad que hasta el momento desconocía, envolvió a Fernando durante todo el día. Le gustaba tener un secreto, algo que sólo él sabía; y desde ese día mantuvo una anónima relación con Laureano. Él era su amigo invisible, su bienhechor… y esto le complacía de tal modo que durante aquel trimestre fueron desapareciendo, una tras otra, diversas prendas de su armario: sudaderas, pantalones vaqueros, alguna bufanda, unos guantes…
   Todo un vestuario que, como si de un prestidigitador se tratase, con la excusa de que esto se le quedó pequeño o de que esto otro lo había perdido, hizo desaparecer para que fuese a parar al armario de Laureano Fernández.
   Una semana antes de su cumpleaños su padre le preguntó qué deseaba que le regalase. Fernando, que hasta aquel momento se había mostrado dubitativo, supo en seguida lo que quería…  Aquella semana pasó muy lenta, cada día se hacía eterno y cuando al fin llegó el día señalado, después de la fiesta,  Fernando esperó a que se marchasen todos los invitados para apresurarse a realizar aquello que al día siguiente le proporcionaría su verdadero regalo: bajó a la calle y arrojó al contenedor la bicicleta que acababan de regalarle por su cumpleaños.


Autora: Carmen Marín

Relato Ganador del Premio literario  propuesto por  la Ong Impulso Humano de Tenerife para financiar un proyecto de un comedor escolar en una localidad de Uruguay.

17 comentarios:

  1. Me quedo sin palabras...es una historia comovedora de una amor fraternal incondicional...Hay personas que no hacen nada con la escusa de que no se puede cambiar la actual situación social, si es difícil lo reconozco, pero podemos ayudar con pequeños cambios aqui y allí, la gente no tiene consciencia del bien que se hace ha una persona cuando se practican esos pequeños gestos (que materialmente no supone nada) esos gestos son de mucho valor yo diria un valor incalculable, y estos mismos gestos provocan efectos benéficos gigantescos en el alma de esas personas beneficiadas.

    ResponderEliminar
  2. Que bonita Carmen, ojala fueramos todos solo un poco como Fernando, un alma pura y generosa. Gracias por el placer de poder leerte. Pilar G.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno es compartir. si tan sólo algunas personas entendieran esa magia y alegría de compartir.

    ResponderEliminar
  4. Laureano??? Xdxdxd que nombre mas feo!!!! Madre mia que cuento mas lindisima y lleno de sentimiento... Pero jope aunque le hayas acabado creo que deberías seguirle jijii me quedo con la duda de la reacción de Laurano use los padres del chico xdxdxd no seas mala!!!!!!! Muackkkk

    ResponderEliminar
  5. Hermoso y tierno relato, con un gran mensaje de solidaridad. Me encantó.
    Felicitaciones y felíz de que haya sido el relato ganador del concurso.
    Besitos y abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena! Muy bonito. Lamentablemente tan bonito como irreal, debería haber más Fernandos en el mundo. Los 14 años es una buena edad para tomar conciencia. Mi yo surrealista los hubiese llevado a confundirse uno con el otro, hasta el punto de que Laureano pasaba noches en casa de Fernando sin que sus padres se enterasesn.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno ,es un relato que podría convertirse en libro ,hay mucho donde sacar haciendo el bien de manera anónima,gracias,besos

    ResponderEliminar
  8. ¡conmovedor...magnífica historia , sus personajes, tienen mucha vida,... llena de imágenes inolvidables!gracias Carmen !

    ResponderEliminar
  9. que bello amiga,me gusto mucho,y es gracias a la solidaridad que suceden estas cosas,aunque sea un cuento,que de pronto no es tan cuento,muy bonito,un alambrazos

    ResponderEliminar
  10. Un relato muy hermoso, muchas felicidades

    ResponderEliminar
  11. Nos impregna de emociòn en cada una de tus lineas. Enhorabuena.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  12. carmen san julian13 de junio de 2012, 1:04

    Carmen, se nota que cada palabra esta escrita con la bondad que te gustaria que todos tuviesemos con todos los Lureanos necesitados ....lamentablemente no es asi , pero con ese relato conmueves nustro corazon....y eso , ya es mucho para que tomemos conciencia de que ademas.....cuaquier dia Laureano podemos ser ..tu ..yo....un abrazo amiga , y mil gracias no solo por tu talento , mas bien por tu alam inquieta por la falta de justicia !! eres bella Carmen .

    ResponderEliminar
  13. que bonito ,demuestra muchos sentimientos,todos deberiamos hacer como laureano.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario.